jueves, 13 de mayo de 2010

Dr. José Gregorio Hernández


El Dr. José Gregorio Hernández, nació en Venezuela el 26 de octubre de 1864, en un pintoresco pueblito del Estado Trujillo conocido con el nombre Isnotú. Su padre Benigno era de ascendencia colombiana y su madre Josefa de procedencia española. José Gregorio Hernández, recibió una educación completamente cristiana en el seno de una familia con profundas convicciones de honestidad, respeto y amor a sus semejantes.
Siendo un adolescente se trasladó a la capital (Caracas), para concluir sus estudios de bachillerato en filosofía (1878-1882), más adelante ingresó a la Universidad Central de Venezuela a cursar la carrera de medicina donde se recibió como médico. En 1889, aproximadamente, llega a París para cursar estudios de investigaciones científicas relacionados con la medicina moderna, que más tarde aplicó en su ciudad natal con excelentes resultados.
A pesar de estar dedicado por completo al estudio de la medicina el Dr. José Gregorio Hernández, nunca descuidó su vocación religiosa y en 1908, ingresó al claustro San Bruno en La Cartuja de Farneta (Italia), donde consagra parte de su vida al voto católico, sin embargo, por razónes de salud se vio en la imperiosa necesidad de abandonar el claustro y regresar a Venezuela. Se residenció en una de las más emblemáticas parroquias de la ciudad de Caracas (La Pastora), donde se dedicó por completo a curar a los enfermos con devoción infinita, aplicando sus conocimientos adquiridos en París.
El Dr. Jose Gregorio Hernández, fallece en Caracas (Parroquia la Pastora) a la edad de 54 años, exactamente el 29 de junio de 1919, como consecuencia de un accidente automovilístico, justamente cuando iba a comprar unas medicinas a uno de sus pacientes que carecía de recursos económicos. Los restos de este ilustre médico venezolano fueron trasladados al Cementerio General de Sur, desde el Paraninfo de la Universidad Central de Venezuela, acompañados por una inmensa multitud que plenó las calles de la ciudad, gritando, entre otras frases !ha muerto un santo!. En este mausoleo fue venerado durante largos años y alcanzó a ser uno de los sitios más visitados por la feligresía venezolana que cree fervorosamente en la realización de sus innumerables milagros. Hoy en día, sus restos descansan en el batisterio de la Iglesia de la Candelaria, populosa parroquia ubicada en el centro de la ciudad, donde todas las tardes sus devotos oran por su beatificación.
Desde el año 1949 la iglesia venezolana ha realizado las gestiones correspondientes para proceder a su beatificación y canonización ante el Vaticano y el 16 de enero de 1986 el Dr. José Gregorio Hernández, mejor conocido como el Siervo de Dios, fue nombrado Venerable por parte del Papa Juan Pablo II. Ahora, se espera para que sea ascendido a Santo.
Oración Diaria

!Oh¡ Señor Dios que todo lo puedes y que habéis escogido
en tu seno a tu Santo Amado Siervo José Gregorio,
que por vuestra gran misericordia le diste el poder
de curar enfermos en este mundo, dadle Señor la
gracia de curarme, como médico espiritual, mi alma y
mi cuerpo si ha de ser para tu Gloria.
Te pido esto Señor Dios mío en nombre de
tu amado hijo quien me enseñó a orar diciendo:

Padre Nuestro que estás en los cielos
santificado sea tu nombre
venga a nosotros tu reino
hágase Señor tu voluntad
así en la tierra como en el cielo
danos hoy, nuestro pan de cada día
perdona nuestras ofensas
así como nosotros perdonamos
a los que nos ofenden
no nos dejes caer en tentación
y líbranos de todo mal. Amén.

No hay comentarios: